Colchones para cama nido

Mostrando el único resultado

A la hora de recibir visitas, una de las opciones más cómodas es contar con una cama nido para ahorrar espacio y aumentar la capacidad. También es una alternativa cuando tenemos hijos y no disponemos de más de una habitación para ellos. Y es que no todos tenemos la posibilidad de contar con el espacio que desearíamos. Por eso, apostar por una cama nido nos permitirá abrirla solo cuando lo necesitemos.

De esta manera, su principal ventaja es el papel que puede llegar a hacernos en casa: cuando la necesitamos, la utilizamos como cama, y cuando no solo hemos de guardarla bajo la cama superior y, de esta manera, ganamos amplitud en la habitación.

Eso sí, hay que tener muy en cuenta el colchón para cama nido que vamos a elegir. A la hora de adquirir tanto una litera plegable como una cama nido o un somier canguro, hemos de asegurarnos del espacio que tenemos para la cama inferior, ya que no es el mismo normalmente que para la cama superior.

Por eso, existen colchones para cama nido de menor altura (menos de 17 cm) creados especialmente para este tipo de camas supletorias. La altura no tiene por qué influir en la comodidad.

Prácticamente cualquier colchón puede valer para ser utilizado como colchón para cama nido. Lógicamente los materiales y calidades del mismo van a condicionar el confort que ofrezca. No obstante, si conviene prestar especial cuidado a estos tres factores:

LAS MEDIDAS

En algunos modelos de cama nido, el somier inferior es de menor tamaño que el somier superior. Esto nos va a obligar a utilizar dos colchones para cama nido de medidas distintas.

LA ALTURA DEL COLCHÓN

La dimensión del hueco inferior de la cama, podrá ser mayor o menor. Esto va a limitar la altura máxima que deberá tener nuestro colchón para cama nido inferior.

Lo más habitual es que el colchón para cama nido no supere los 15/16 cm de grosor.

Por otro lado, determinados modelos de cama nido doble están pensados para que, una vez desplegada la cama inferior, se pueda poner junto a la cama superior en paralelo; convirtiéndose en cama doble de matrimonio. En estos casos, conviene respetar que ambos colchones para cama nido sean del mismo modelo o altura, para que queden alineados ofreciendo una superficie uniforme.

USO QUE SE LE VA A DAR A LA CAMA NIDO DOBLE

El tipo de durmiente y el uso que se vaya a hacer de la cama, va a determinar qué tipo de colchón para cama nido que elijamos.

No es lo mismo una cama nido doble para una habitación infantil de un solo niño (dónde la cama inferior se utilizará esporádicamente para visitas de amigos, primos, etc); a una habitación infantil compartida por varios hermanos (dónde el colchón para cama nido inferior habrá de estar a la par con el superior en términos de calidad); a una cama nido doble para habitaciones de invitados para adultos, etc.